Por qué

En la actualidad, el desarrollo poblacional condiciona la estructura y distribución de la propia red vial, originando situaciones de peligro alrededor de los pasos de peatones y causadas por distintos factores de riesgo, en general difíciles o imposibles de controlar.

Sólo hay que circular con un vehículo, para comprobar esta problemática, en el ritmo de vida de las ciudades, horas punta, atascos, vehículos voluminosos, climatología adversa… y demás impedimentos que reducen la visión de los conductores de vehículos a motor, sobre las zonas de paso o sus proximidades.

También es evidente la necesaria conciencia social, a todos los niveles y la mejora en seguridad vial, para reducir las cifras de accidentes.

Este sistema de señalización surge a raíz de un atropello en un paso de peatones, después de estudiar sus causas y concretar la posible manera de haberlo evitado.  

Existen organismos y fundaciones que publican estudios periódicos en materia de seguridad vial y reivindican desde hace tiempo, la evolución de estos lugares de paso (Fundación MAPFRE) junto a la incesante cifra de accidentes y alto coste socio-económico.

En Prodesus, estamos convencidos en la evolución de las zonas de paso a través de señales luminosas, siendo utilizadas para indicar obligaciones e imperativos en la red vial y con la posibilidad de utilización de manera autónoma y sostenible.

Este sistema de señalización, permite generar códigos lumínicos y lenguajes de comunicación, transmitiendo de manera visual e inhalámbrica el estado de utilización de las zonas de paso para que los conductores o el propio vehículo, adopten las medidas necesarias en la conducción a la hora de atravesar estos lugares de paso.

Prodesus, reivindica el elevado coste socio-económico que suponen los atropellos en pasos de peatones y plantea, evitar un sólo accidente para amortizar cualquier inversión realizada.